Oda al insomnio II

“6 y media de la madrugada, no hay sueño ni lo habrá;
actualizo el blog como bien pueda, y cuando haya sueño, ya se dormirá.
Los ojos tienen sombras, por la cafeína corporal;
Batman me tendría envidia, ¡eso es algo natural!

Estoy perdido, la noche larga se me acerca y necesito descansar;
ahora que lo pienso, mi Rey Mago favorito nunca fué Baltasar…
El lápiz de mi mano se desliza torpemente, trazando un garabato en el papel,
¿es la inspiración que llama a la puerta? No hijo, no. Aburrimiento, preguntale a él.

Ya está, no puedo más… sin energía en el cuerpo, termino de dibujar,
me tumbo en la cama desvelado, ya que mis ojos, no van a plegar.
Con los párpados abiertos, mi cuerpo descansa en la cama, tumbado,
y aunque transmita un aura triste, sonreiré con algo en mente: ‘Je, blog actualizado’.”

 

Deja un comentario