Archivo de la categoría: Arte tradicional

Bocetos de años atrás

De vez en cuando me viene un bloqueo artístico de estos bien jodidos en los que no me sale bien ni un triste monigote; en esos días todo es muy confuso, intento dibujar un sol y me sale una estrella ninja, intento dibujar una vaca y me sale un diseño de Desigual… en fin, un desastre.
Es en ese tipo de momentos en los que, para inspirarme un poco, rebusco en carpetas o archivos olvidados en los que conservo bocetos que he ido haciendo cada día para, o bien sacar alguna ilustración adelane, o simplemente para matar el aburrimiento. Hay de todo un poco, vaya.

Normalmente a este blog suelo subir dibujos finales, pero la verdad es que, aunque los bocetos a veces no son tan vistosos como un dibujo terminado, sí que son más interesantes porque contienen una idea o estructura inicial sobre la que trabajar. Además, como los bocetos son simplones, muchas veces suelen ser locuras muy simpáticas.

Hoy os voy a mostrar algunos bocetos que he recopilado de hace unos añitos atrás, de forma aleatoria realmente (tengo demasiados bocetos en papel como para hacer una selección a ojo):
Seguir leyendo Bocetos de años atrás

Machinarium

A la hora de dibujar y crear, siempre me han ayudado a encontrar la inspiración e ideas que me faltaban las películas, la música, los libros, trabajos de otros artistas… pero sobretodo los videojuegos. Tienen una magia oculta, que mezcla muy bien el diseño y la mecánica jugable, creando un producto consistente.

Hay muchos videojuegos que merecen ser mencionados, pero en esta ocasión el protagonista es ‘Machinarium‘, una aventura gráfica cuya historia gira en torno a un robot muy simpaticote. Los diseños e ilustraciones de este juego son una pasada, casi convirtiéndolo en una obra de arte interactiva. Me apetecía rendirle homenaje, y de paso practicar un poco con las acuarelas y los pasteles (los de pintar digo, no los de comer… aunque esos también son bien ricos para practicar), asi que aquí lo tenéis, amigos y amigas; el robot protagonista de ‘Machinarium‘:

 

Me encanta el toque de óxido y rugosidad que le dan los pasteles al dibujo. Espero que os guste, y nos leemos en otra actualización 🙂

PD: Grabé el proceso en video como buenamente pude, y aunque la calidad del video es un poco chatarrera… algo se ve xD Os lo pego aqui por si os veis con ganas de echarle un ojo, o dos 😉

http://youtu.be/o4XIx9CU3gI

Fragilidad metálica

¡Adoro la ciencia-ficción! Es un género con un campo tan amplio en el que jugar y ser visionario, que nunca dejará de sorprenderme.

Seguramente os suene familiar la temática de la robótica, con lo típico de humanos conviviendo con robots y demás… sí, lo sé, está bastante sobado ya, no nos vamos a engañar… pero es más complejo de lo que muchos pueden pensar, y da lugar a interesantes cuestiones y reflexiones. Esa misma idea, que suena distante y poco tangible por su temática ci-fi… en realidad no lo es tanto, y se puede extrapolar a cualquier situación actual; está entre nosotros. Empatía, mezclada con miedo y rechazo. Un interesante cocktail…

Bueno, basta de cháchara. Adjunto al texto un dibujo que he hecho relacionado con el tema. En realidad es un concepto rápido, de una idea que tengo en mente y que aún tengo que pulir bastante… pretendo hacer una historia con ello, a ser posible en formato cómic. Veremos a ver cómo evoluciona ^^

 

 

PD: Quizá me ha quedado algo explícito, pero algunas ideas que he enterrado entre las líneas de este dibujo, quería mostrarlas de esta forma para mayor impacto. Espero que os guste. Nos vemos 🙂

Cowboy

Estaba sentado en el saloon, rodeado de borrachos y tramposos jugando al póquer; me refrescaba de vez en cuando el gaznate con un chupito de tequila, mientras limpiaba mi revolver Peacemaker, que justo había disparado esa misma tarde para lidiar con unos bandidos que intentaron despojarme de mis pertenencias. Dicho ambiente inspira a cualquiera, asi que le pedí al tendero un papel y un lápiz, y me puse manos a la obra para hacer el dibujo de la entrada de hoy:

¡¡Desenfunda, forastero!! Nos vemos en la próxima actualización

Toxicidad desnuda

Algo erótico y sensual, más atractivo que la luz ultravioleta para las moscas, e igual de mortal, pues el veneno te consume las entrañas, dejando tus despojos como si de un mensaje se tratatara.

Un dibujo a tinta con referencia de modelo, y coloreado con acuarelas. Estaba dudando como posibles títulos de la entrada entre “Toxicidad desnuda” o “Cómo el escáner te puede joder los colores de un trabajo”, pero me he decantado más por la primera, queda más chula, ¿no os parece?

PD: Si usáis acuarelas, no seais como yo. Usad papel especial para acuarelas y no un folio din A4, porque con el agua se dobla más que un contorsionista borracho. Dicho queda.

Mono-Hombre

Los seres humanos, siendo curiosos por naturaleza, desean resolver todas las incógnitas que se les presenten, ya que el raciocinio les vuelve egoístas, por lo que querrán tener una respuesta para todo. Destruimos para construir y construimos para destruir, todo ello mientras nos vamos expandiendo de forma individual pero colectiva, haciendo nuestro lo ajeno al igual que lo haria un niño pequeño encaprichado por el juguete que hay en el escaparate de una tienda de barrio. Por suerte, la naturaleza es sabia, y estamos equilibrados de alguna manera; por algo de estupidez habrá inteligencia, por egoísmo habrá altruismo, por moralidad habrá inmoralidad… pero la debilidad que más pesa es la razón, ese núcleo de cosas que frenan nuestro instinto animal y nos vuelve torpes y previsibles.

En un zoo, un mono estuvo estudiando a las personas que lo observaban desde el otro lado de los barrotes. De alguna forma, se sintió atraído por el comportamiento de esas personas que le tiraban cacahuetes o plátanos a pesar del cartel que lo prohibía. Tras muchos años de aprendizaje, el mono consiguió mimetizar casi a la perfección las costumbres y reacciones humanas, sólo le faltaba hablar… pero eso era lo de menos; los dueños del zoo se aprovecharon de la situación, y convirtieron al mono en una atracción más atrayente (valga la redundancia). Las personas se agolpaban para ver al pobre animal, pagando un buen pellizco de su salario para deleitarse de las gesticulaciones que hacía el mono, imitando casi a la perfección a los humanos, convirtiéndose aquello en un espectáculo bastante irónico y grotesco de personas mirandose mutuamente al espejo.

Años después, siendo el mono ya adulto y habiendo perdido el espectáculo la gracia de la novedad, los dueños del zoo se deshicieron de él. El mono, aun con algunos atuendos que usaba para el espectáculo, anduvo por la calles transitadas de una ciudad, como lo hacía cualquier ciudadano. Era un mono andando entre hombres; nadie se dio cuenta.

El dibujo está hecho con pasteles. Es la primera vez que uso solamente pasteles para colorear un dibujo, asi que igual me ha quedado algo chuchurrío y muy cargado. Ya iré practicando/mejorando con el tiempo, ¡o eso espero!

PD: Joder, es hablar de pasteles y me ha entrado hambre… nos vemos en la próxima actualización, yo me voy a por un Donut™ de chocolate. Un saludo

Caperucita Roja no se anda con tonterias…

¡Otro día más, en mi periplo de dominar el aleatorio y bello arte de las acuarelas! He de decir que me compré un pincel algo “churrasposo” por eso de ahorrarme unos eurillos, por lo que las pinceladas en el dibujo han sido desastrosas, pero… asi queda más natural y molón, ¿a que si? (mejor no respondáis a eso…); aunque he de decir que los colores del conjunto me gusta como quedan, la verdad, no se a vosotros. Ya me contaréis qué os parece.

No creo que necesite presentaros a Caperucita Roja (no, no tiene una hermana que se llame Cruz… diossantoperdonadesechistehorrible…), la prota del cuento popular en el que le lleva una cesta llena de “vete-tu-a-saber-qué”, a su abuelita, y se cruza por el camino con un lobo (pero no un lobo cualquiera, ¿eh? ¡un lobo feroz!… se ve que por aquella época estaban de moda los adjetivos).

En cualquier caso, el tiempo lo cambia todo, incluidos los cuentos, que se adaptan a los tiempos modernos. Yo lo he representado asi:

¿Qué? ¿Que es muy cutre representar una versión moderna de Caperucita Roja, sólo añadiendo un arma en la escena? Si… es posible… pero igual no es el cuento modernizado de Caperucita Roja lo que quiero representar en el dibujo… es lo que tiene el arte, que uno puede pintar borracho cualquier chorrada, y luego alguien le sacará sentido. Mejor no voy a seguir alargando esto, que se me está yendo de las manos, y tanta absurdez es mala. Me voy a ir despidiendo…

A ver si consigo actualizar el blog más, que ultimamente no estoy subiendo mucha cosa… un saludo y espero que os haya gustado lo que hayáis visto. Hasta la próxima 😉

Totoro no es mi vecino :(

Un dibujico en acuarela de un Totoro (el más grande y abrazable de todos). Los que no conozcáis al personaje del dibujo, es uno de los protagonistas de la película de animación ‘Mi vecino Totoro‘, de Hayao Miyazaki.

Me hubiese gustado usar las acuarelas con un dibujo más personal, pero ultimamente no estoy muy inspirado y como vi la película de Totoro hace poco, pues me veía con ganas de hacerle un homenaje a este entrañable bichillo 😀